Presentación

Durante los últimos años, la crisis y sus nuevos focos de periferia y marginalidad han desembocado en un momento clave para el desarrollo político de la sociedad civil, que hoy se mueve entre la indignación y las esperanzas de cambio. En este contexto, los medios de comunicación comunitarios, alternativos, libres y educativos llevan décadas trabajando en la construcción de espacios de servicio público por y para la ciudadanía y a fin de lograr metas que el Estado, el mercado o sus medios no se atreven a alcanzar. A estas iniciativas se ha sumado en tiempos recientes un nuevo contingente de colectivos -ciberactivistas, desarrolladores de software libre, asociaciones pro-transparencia, etc.- que aprovechan el potencial de las tecnologías para fortalecer la conciencia ciudadana y conectar los esfuerzos en un mundo crecientemente globalizado.

No obstante, y más allá de su amplia y reconocida trayectoria, los medios alternativos se enfrentan hoy a un escenario complejo y no siempre favorable. De hecho, la crisis sistémica ha venido acompañada de nuevos procesos de exclusión social, concentración sin precedentes del capital mediático, e influencia directa de grandes conglomerados privados en la regulación audiovisual.

En este escenario, la creación de redes y estructuras cooperativas se impone como una estrategia imprescindible para reivindicar el reconocimiento de los medios del Tercer Sector y articular un intercambio fructífero de saberes y experiencias. Así, son numerosos los ejemplos en distintos puntos del planeta (Argentina, Brasil, Bolivia, Uruguay, Ecuador, Grecia, India, Corea del Sur, Hong Kong, etc.) en los que la acción conjunta de las redes ha otorgado al debate una perspectiva horizontal hasta hoy inédita, y especialmente relevante en la construcción de políticas transformadoras.

Este seminario intenta facilitar un espacio de encuentro entre las principales redes estatales y regionales del Tercer Sector de la Comunicación en el Estado español y otras instancias que velan por la transparencia, la participación ciudadana y la libertad de expresión. Se pretende que este diálogo crítico contribuya a contrastar modelos e incluso a facilitar sinergias con objeto de profundizar en el derecho ciudadano a la comunicación.

Anuncios